ReverdeC no para de sembrar: van 4 millones de árboles en las cuencas hidrográficas del Valle

• En sus tres años y medio de ejecución el programa ReverdeC ha sembrado más de 4 millones de árboles en 22 cuencas del Valle del Cauca.
• Este año, el programa se focalizó en la cuenca del río Tuluá, que abarca los municipios de Buga, Tuluá y San Pedro, donde se han sembrado más de 1.300.000 árboles.
• A finales de este año, el programa llegó a Antioquia y en 2020, ingresará al Tolima.
• La meta es superar los 10 millones de árboles sembrados en 10 años.
• En Tuluá, se sembró el árbol simbólico número 4 millones y expertos hicieron un llamado a promover la educación ambiental, a combatir la deforestación y a conservar el medio ambiente.

Tuluá, 12 de diciembre de 2019. Este año, Celsia, empresa de energía del Grupo Argos, sembró cada minuto 2,6 árboles en el Valle del Cauca con el programa ReverdeC, alcanzando 1.382.100 árboles de especies nativas en la cuenca del río Tuluá. Cada árbol fue transportado cuidadosamente por las comunidades. Para hacerse una idea, empacar 200 plántulas y llevarlas hasta lo más alto de las cuencas hidrográficas a lomo de mula, toma 1 hora y 20 minutos aproximadamente.


Así, el programa ReverdeC, liderado por Celsia con el apoyo de la CVC, llegó a los 4 millones de árboles sembrados en 3 años y medio en el Valle del Cauca. Este total de árboles se encuentran en 3.240 hectáreas, cuidando 22 cuencas hidrográficas en 32 municipios. El 100% de la mano de obra de este programa es local. Asimismo, el programa continúa comprometido con la siembra de especies en categoría de amenaza y a la fecha se han sembrado 7 especies: pino romerón, roble, caracolí, caobo, cedro negro, de altura y rosado.


“Este año ha sido muy gratificante para el programa ReverdeC porque cumplimos la meta que nos hemos propuesto, que es sembrar cada año 1 millón de árboles.

Lo otro es que ajustamos el enfoque hacia la restauración ecológica participativa y por eso estamos interviniendo las cuencas con alto valor de conservación, como la del río Tuluá, en el Valle del Cauca, para generar corredores ecológicos, proteger el recurso hídrico y el abastecimiento de aguas para las comunidades”, explicó Jairo
Villada, líder socioambiental de Celsia.

Por su parte, Marcelo Álvarez, líder de Generación Celsia, reiteró que “estamos convencidos que la restauración de las cuencas y sus bosques es la mejor solución para combatir el cambio climático, por eso no hemos parado de sembrar árboles y tenemos el sueño de superar los 10 millones de árboles sembrados no sólo en el Valle, sino en otras regiones de Colombia. Ya empezamos, en alianza con la Fundación Grupo Argos y Odinsa llegamos a Antioquia y el otro año esperamos empezar a sembrar en Tolima”.


En ese sentido, en el departamento de Antioquia se han sembrado casi 300 mil árboles en 145 hectáreas de los municipios de Támesis y Puerto Triunfo, en las cuencas de los ríos Cartama y Río Claro. Allí también se están sembrando especies en categoría de amenaza como el ébano, caoba, cedro, pino colombiano, abarco, ceiba tolua y nazareno. Estas siembras se realizan en alianza con Odinsa y su concesión La Pintada, y la Fundación Grupo Argos.


En Tuluá, se hizo la siembra simbólica del árbol número 4 millones
Con la presencia de los aliados, comunidades y expertos ambientales, se celebró en Tuluá la meta alcanzada por ReverdeC de los más de 4 millones de árboles sembrados.


En el evento, se realizó una charla sobre la importancia de la conservación y restauración de los bosques en la que participaron Ricardo Sierra, líder de Celsia, Pedro Nel Montoya, director ambiental de la CVC; Carlos Mario Wagner, experto avistador de aves, y Oscar Sepúlveda, líder de la comunidad.

Ricardo Sierra empezó esta charla reconociendo que el éxito del programa “ está en el trabajo de los aliados y en las ganas de innovar que tenemos para hacer las cosas bien. Yo sé que así como vamos, podemos superar la meta de los 10 millones de árboles sembrados en diez años. Sé que es un reto pero también sé que lo vamos a lograr juntos”.


A su turno, Pedro Nel Montoya afirmó que todo este momento se podía describir en una sola palabra: “emoción y mucha alegría pues nos juntamos las personas que hacen las cosas con pasión. Y como no, es como si tuviéramos 4 millones de hijitos en los bosques”. A la vez afirmó que la entidad cierra el año restaurando más de 13.000 hectáreas de bosque.
Carlos Mario Wagner siguió la conversación afirmando que entre los árboles y las aves hay una relación de “magia y amor. Las aves necesitan de los árboles y los árboles de ellas. Celebro mucho que este programa siembre especies nativas y que además lo hagan generando corredores de conectividad para las especies porque se van armando corredores ecológicos que además beneficia a las comunidades.


ReverdeC está siendo un verdadero desarrollo rural”. Finalmente el líder Oscar Sepúlveda afirmó que las “comunidades sienten los árboles como si fueran sus hijos y saben que además de proteger el medio ambiente, todos estamos trabajamos es por el futuro de las nuevas generaciones”.
Para complementar esta celebración un grupo de colaboradores de Celsia
realizaron una siembra de guayacanes rosados, una especie que puede crecer hasta los diez metros de altura, y plantas ornamentales, en una zona verde ubicada al frente del Centro Comercial La Herradura en Tuluá.


A través del voluntariado corporativo, los colaboradores junto con sus familias han aportado y sembrado más de 5.000 árboles que hoy hacen parte de Reverdec.