Alcalde electo de Cali deberá presentarse ante juzgado penal

Más de 90.000 caleños le dijeron “NO” a Ospina y a todos los candidatos de las presentes elecciones.

Por: Guido Toro

Con el 93,69% de las mesas informadas, la Registraduría Nacional del Estado Cívil reportó que el alcalde electo en la capital del Valle es Jorge Iván Opsina, por la “Cialición Puro Corazón por Cali”, con 277.745 votos equivalentes a 38% del total de la votación hasta ese momento.

Roberto Ortiz, por el partido G.S.C. Firme con el Chontico le seguía con el 25,14% de la votación, es decir, 183.726 sufrgios, mientras que Alejandro Éder, el candidato de la familia corporativa de Ingenio Manuelita, representando a G.S.C. Compromiso Ciudadano por Cali, había logrado 183.726 votos (17,20%).

No obstante, el nuevo Alcalde de Cali deberá comparecer ante el Juzgado 8 Penal del Circuito de Cali, el 15 de noviembre, es decir, unos 20 días después de las presentes elecciones, para enfrentar una acusación por uno de los cuatro procesos en los que es investigado Jorge Ospina cuando fue mandatario de los caleños entre 2008 y 2011.

Ese juzgado emitió el oficio PANC-1- 206384, el pasado 9 de octubre, donde se le solicita a Ospina que se presente en el tercer piso del Palacio de Justicia de Cali, a las 11am.

MÁS DE 90.000 CALEÑOS DIJERON “NO”

Entre votos en blanco y no marcados, es decir, aquellos electores que decidieron lanzar la papeleta a la urna sin seleccionar a ningún candidato, sumaban unos 90.000 sufragios con el 93,69% de mesas informadas, lo que hace prever que el rechazo de los caleños seguiría subiendo contra todos los candidatos a la Alcaldía de Cali.

Un fenómeno que refleja la grave situación social que atraviesan los habitantes de la capital de la Salsa, y el rechazo creciente de estos en contra de los que administran el dinero que sale de su propio bolsillo, pero que no se evidencia en absoluto en los beneficios que los caleños reciben por parte de la administración pública.

Los caleños han tenido que sufrir grandes afrentas de los alcaldes anteriores, por ejemplo, el saliente mandatario local, Armitage, dejó instaurado el decreto de cobro de impuesto al parqueo en vía pública, que entró a regir en las calles de El Peñón, pero se puede aplicar a cualquier barrio de Cali, así como a parqueos privados que cobren por el servicio.

Las megaobras del otrora alcalde Rodrigo Guerrero, que no culminaron nunca en su totalidad, y que hoy ha llevado al embargo de casas de muchos caleños.

A lo anterior se le suma el costo del MIO (sistema de transporte) que los ciudadanos de la sultana del Valle han tenido que sufragar, y que están a punto de pagar de nuevo porque el sistema de transporte masivo se acogió a la Ley 550 de insolvencia, más los altos costos de servicios públicos, calles arruinadas a lo largo y ancho de todos los barrios de la ciudad, entre otros grandes dolores públicos que nunca fueron abordados por los candidatos a la alcaldía de la capital más importante del Pacífico colombiano, como lo son educación, salud, y empleo.