Invitado a la mesa: Alex Durán

“Visión acertada, pero falta ver si la billetera comprometida de Cali le alcanza para cubrir los compromisos anunciados”.

Alex Durán, candidato a la alcaldía de Cali. (foto: campaña Alex Durán).

Por: Guido Toro

La carrera electoral se acorta cada día, los candidatos hacen su mayor esfuerzo por dar a conocer su nombre, pero esto no se refleja en la difusión del programa de gobierno, un requisito para aspirar a cualquier alcaldía y gobernación del país, componente que finalmente será la ruta del futuro alcalde para el bien o no de los ciudadanos.

EcoRuta siguió los pasos de Alex Durán a través de su programa de gobierno, denominado “Proteger la vida y vivir tranquilos 2020-2023”, inscrito ante la Registraduría Nacional, por el movimiento significativo de ciudadanos, Esperanza.

Exsecretario de salud de Cali, también ocupó la gerencia de las redes de salud E.S.E. ladera, y médico cirujano de profesión, son algunas de las características que destacan en la hoja de vida de Durán.

Hoy, Cali es la ciudad con la mayor tasa de homicidios en el país, y en ese contexto la propuesta de este candidato apunta a la inclusión y la redistribución de recursos para todos, “nos sentimos obligados en mejorar la asignación de recursos públicos para que esta prosperidad sea general, se convierta en bienestar de ciudad (…)”, detalla el programa de gobierno, condensado en 28 páginas.

Seguridad, movilidad, trabajo decente y desarrollo económico, educación, y EMCALI, en este mismo orden figuran las acciones transversales propuestas por Alex Durán, dando prioridad a la seguridad de los caleños, que pasa por el combate a la criminalidad mayormente por medios administrativos.

El rubro movilidad contempla desde una gran inversión para el sistema de transporte masivo SITM-MIO para culminar las grandes terminales, la construcción de estaciones en la autopista oriental, más 12 obras de infraestructura, que levantan el fantasma de las megaobras del otrora alcalde Guerrero, que nunca se terminaron y que los caleños aún están pagando.

Hasta aquí el candidato Durán tendrá dificultades para explicarle a los caleños cómo se financiaría la larga lista de obras que prevé, en momentos cuando el actual alcalde Armitage dejo al municipio comprometido con un pago anual de más de $1.000 millones de pesos ante Asocapitales, más la reciente carga impositiva implementada por medio del tributo al parqueo público y privado.

Una muy buena intención tiene este candidato en cuanto a la promoción de empleo, pasando al siguiente punto de su lista, conformando “una alianza entre los municipios cercanos y de la región, para el fortalecimiento y creación de empleo a través de la constitución de centros de empleabilidad”, agrega el programa.

Durán confía en vincular las obras públicas a la generación de empleo, promover el autoempleo, la generación desde el hogar, y apoyar el sector servicios como principal generador de la ciudad como herramienta de expansión.

La táctica de los servicios se convirtió en eje central durante la administración del entonces alcalde Guerrero, exjefe de Alex Durán.

Pero una ciudad que no produce nada se enfrenta a problemas serios, empezando por su propia seguridad alimentaria.

El candidato del movimiento Esperanza también espera abordar la problemática de la educación en Cali, por medio de infraestructura, cobertura, y calidad, entre otros componentes que demandan más inversión sin clarificar de dónde podrían surgir los fondos.

EMCALI, el último elemento del programa de gobierno del candidato naranja, promete convertir la empresa en “un componente de telecomunicaciones en la unidad TI de la ciudad para que sea el puntal del desarrollo de la gobernanza digital (…)”.

Planteamientos que suenan bastante bien, pero no se aborda ninguna de las grandes problemáticas existentes de la compañía.

Así las cosas, el programa de gobierno de Durán tendría más que explicar que hacer durante una eventual administración del médico cirujano.

Hay que destacar que él mismo reconoce en su programa, las siguientes palabras: “Tenemos responsabilidad, no todo es posible”.