Naciones Unidas señala al Gobierno Duque por incitar a la violencia

“Este atentado es un desafío para el Proceso de Paz, ya que no cumple con el Acuerdo Final que exige el respeto a la vida de todos los excombatientes“: ONU.

Dimar Torres, excombatiente de las FARC, presuntamente asesinado por un militar.

Por: Guido Toro

Fuertes encuentros ha tenido que encarar útimamente el Presidente Iván Duque ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), que ahora le hace señalamientos claros, y directos.

En el último comunicado de ese ente rector encargado de mantener la paz y la seguridad internacional, fechado al 4 de junio, indican que “expertos en derechos humanos de la ONU han condenado el reciente asesinato e intento de desaparición forzada de un excombatiente de las FARC en Colombia y han instado al gobierno a que respete las garantías de seguridad ofrecidas en el marco del Proceso de Paz de 2016.

El desencadenante lo motivó el asesinato de Dimar Torres Arévalo, miembro desmovilizado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército Popular (FARC-EP), hallado muerto el 22 de abril a las afueras de un campamento de la Armada Nacional en el norte de Santander, hecho que la ONU consideró como “una ejecución extrajudicial”.

Hasta el 10 de mayo de 2019, se habían registrado por lo menos 51 asesinatos de defensores de los derechos humanos, de acuerdo con lo reportado por El Espectador a partir de informes de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU.

Mientras que 702 líderes sociales, más 135 excombatientes, habrían sido asesinados desde la firma del Acuerdo de Paz, reportado por ese mismo medio con base en el informe “Todos los nombres, todos los rostros”, de Indepaz y Marcha Patriótica.

Las Naciones Unidas le señalaron directamente al Gobierno Duque, que:

“Este atentado es un desafío para el Proceso de Paz, ya que no cumple con el Acuerdo Final que exige el respeto a la vida de todos los excombatientes quienes deponen las armas. Por lo tanto, es una violación de las garantías acordadas por Colombia”.

“Instamos al gobierno colombiano a que deje de incitar a la violencia contra los desmovilizados de las FARC-EP y a cumplir con las garantías que se les otorgaron durante las negociaciones en La Habana, sobre todo el respeto al derecho a la vida”.

Tanto en el comunicado, como en oportunidades anteriores, la ONU le ha hecho llamados reiterados a la administración Duque para que tome “medidas inmediatas para implementar los acuerdos de paz”.

Duque desafía a 51 naciones del mundo

Después de emitido el comunicado anterior, rápidamente el Gobierno Duque contestó a los 51 Estados miembros de las Naciones Unidas, por medio del alto consejero para el Posconflicto, Emilio Archila, que aseveró ante la prensa nacional que:

“El Gobierno rechaza enfáticamente las afirmaciones hechas por los relatores especiales del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre presuntos “ataques contra ex combatientes reincorporados”.

“En el nuevo informe del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Gutérres, presentado ante el Consejo de Seguridad sobre la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, reiteró su llamado al “Gobierno, al Congreso y a todas las entidades para que adopten rápidamente medidas para asegurar que la Ley Estatutaria se promulgue lo antes posible de conformidad con las disposiciones del Acuerdo de Paz”.