Alcalde Armitage pide perdón a Gobernadora Dilian Francisca Toro

Alcalde Maurice Armitage en el marco del evento Cali Pacta por la Paz. (foto: Elizabeth Romo).

Por: Guido Toro

Varios encuentros acalorados han quedado registrados en la historia de la relación interpersonal entre el Alcalde Maurice Armitage, y la Gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro.

Esos encuentros y declaraciones infortunadas se han dado en torno a temas como la seguridad de Cali, y al manejo que se le ha dado al deporte en la capital vallecaucana, como sucedió en el conversatorio realizado en la asamblea número 14 de la Unidad de Acción Vallecaucana, el pasado 19 de marzo.

“Si usted va hablar bien, yo le hablo bien, y me respeta y yo lo respeto”, le replicaría la Gobernadora en ese momento ante las declaraciones de Armitage.

Probablemente esos enfrentamientos llegaron a su final, ahora que está cerca el cierre de la administración de ambos mandatarios, dado que las elecciones regionales se llevarán a cabo el próximo 27 de octubre del presente año.

“La vida está llena de oportunidades… la paz no es un propósito, la paz tiene que ser una actitud de todos los colombianos. Soy el primero que debo dar ejemplo… quiero decir públicamente que le pido excusas por haberle levantado la voz a la Gobernadora (Dilian Francisca Toro)”, dijo con voz quebrantada y en actitud humilde, Armitage.

La actitud de honorable del Alcalde de Cali vio la luz en el marco de la firma del Pacto Municipal por la Paz, la vida y la Reconciliación, que se llevó a cabo el pasado 29 de marzo, en la Secretaría de Cultura de la ciudad, y donde estaban presentes, el Senador por el partido Farc, Pablo Catatumbo; la magistrada de la JEP, Xiomara Balanta Moreno; el Padre Francisco de Roux Rengifo, Presidente de la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad; Pablo Ruíz Hiebra, representante del PNUD, entre otras personalidades.

Las palabras de Armitage fueron aplaudidas con gran entusiasmo por parte de la audiencia, y puntualizó con esta frase, “En Colombia no podemos darnos <el lujo> de seguirnos matando porque no nos entendemos”.

Maurice Armitage agrega un deseo al árbol simbólico por la paz que se decoró durante el evento. (foto: Elizabeth Romo).