Colombia aún puede celebrar el día del Oso de Anteojos

“El oso andino o de anteojos aún conserva su presencia en Colombia”.

Por: Parques Naturales

En el mundo existen ocho especies de osos, una de ella es el oso andino o de anteojos, el cual tiene presencia en Colombia y gran parte de Suramérica, cubriendo un área aproximada de 260,000 km², sin embargo, se ha catalogado como especie vulnerable a la extinción, según los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza – UICN y del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible._

Con motivo del “Día mundial para la protección de los Osos”, mañana (febrero 21) , Parques Nacionales Naturales rendirá un homenaje al Oso Andino; una oportunidad para que los colombianos que viven tanto en el campo como en las ciudades reflexionen sobre la importancia de cuidar y preservar esta especie que brinda un sin número de beneficios para los ecosistemas en los que habita”.

El oso andino, es quizá la especie más carismática de la fauna silvestre en Colombia y se considera como el guardián de los páramos, teniendo presencia en 22 de los 59 Parques Nacionales Naturales de Colombia, por lo que su protección contribuye a la de otras especies silvestres y ecosistemas estratégicos para el aprovisionamiento de servicios ecosistémicos como el agua.

La principal amenaza para la existencia del oso andino es la fragmentación y pérdida de su hábitat natural generada por la implementación de actividades productivas y extractivas, igualmente, la cacería como práctica de exhibición para usos tradicionales o medicinales o como respuesta al eventual consumo de ganado o de cultivos de las comunidades aledañas a su hábitat.

Para buscar la conservación de esta especie, Parques Nacionales en alianza con la Fundación del Grupo ARGOS (Cementos ARGOS, EPSA, CELSIA), Wildlife Conservation Society –Programa Colombia, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, la Fundación Smurfit Kappa y la Fundación Mario Santo Domingo, han promovido la sana coexistencia entre el oso andino y las comunidades rurales que habitan en inmediaciones de los Parques Nacionales Naturales Tatamá, Farallones de Cali y Munchique, a través del proyecto “Conservamos la Vida”.

Esta alianza público – privada, reúne capacidades técnicas, logísticas y económicas de las diversas organizaciones interesadas, con lo que se ha podido generar información basada en estudios de campo para fortalecer diferentes acciones de manejo y conservación que son concertadas con las comunidades que habitan en las zonas de influencia de estos Parques Nacionales Naturales. 

Es de resaltar que, actualmente se tienen 28 acuerdos de conservación del oso andino con 10 familias campesinas de 13 predios localizados en límites de los departamentos del Valle del Cauca, Risaralda y Chocó con quienes se realizarán procesos de restauración ecológica para ampliar el hábitat del oso andino y así contribuir a mejorar el hábitat de la especie, aumentar el conocimiento de las comunidades humanas sobre el mismo y promover la sana coexistencia entre el oso y la gente.

Gracias a los resultados de esta experiencia, Parques Nacionales Naturales tiene proyectado implementar el proyecto “Conservamos la vida” en la cordillera occidental los Parques Nacionales Naturales (Tatamá-Farallones-Munchique, Orquídeas – Paramillo), en la cordillera central en los Parques Nacionales Naturales (Las Hermosas – Puracé – Doña Juana) y en la cordillera oriental, en los Parques Nacionales Naturales (Tamá – Cocuy – Pisba, Chingaza, Sumapaz y Cordillera de los Picachos).

#PonteLosAnteojosPorLaVida