Cali se convierte en Distrito Especial

Foto: Guido Toro.

Por: Guido Toro

La capital de la Salsa, Santiago de Cali, se convertirá en un Distrito Especial, y dejará de ser un Municipio, conforme a la Ley 1933 del 1 de agosto de 2018.

Lo anterior significa que la ciudad debe reorganizarse territorialmente en localidades, “de acuerdo con las características sociales de sus habitantes, con homogeneidad relativa desde el punto de vista geográfico, social, cultural y económico”, redactó la Alcaldía de Cali en un comunicado enviado a la prensa.

En otras palabras, las nuevas localidades podrían estar divididas en concordancia con sus estratos sociales, así los estratos 1 o 2 no estarían eventualmente dentro de las localidades de los estratos 5 y 6, por ejemplo.

Otra de las novedades que incluye un distrito son los alcaldes locales, elegidos por el alcalde distrital, que hoy sería Armitage.

Esos alcaldes provienen de las presentadas por “las  Juntas Administradoras Locales (JAL) de cada localidad, después de asambleas públicas en los territorios“.

Una de las preguntas que surge, entonces, es: ¿De dónde provienen los presupuestos para esta nueva generación burocrática?

El comunicado de la Alcaldía menciona que las localidades recibirán presupuestos directos de las regalías, y así mismo, los alcaldes locales “tendrán cierta autonomía para ejecutar obras de interés prioritario para los ciudadanos, siempre en coordinación con la alcaldía distrital”.

“Las regalías son una contraprestación económica que recibe el Estado por la explotación de recursos naturales no renovables, las cuales pueden ser recaudadas en dinero o en especie”, explicó MINMINAS en su Sitio Web.

Buenaventura ya es un Distrito Especial, y de acuerdo con el diario El País, algunos sectores consideran que los problemas van más allá del presupuesto, debido a que no hay priorización de la inversión, y la corrupción no se ha podido erradicar.

Además, agrega ese diario que “con las regalías se han hecho obras que no son de gran impacto y que podían ejecutarse con el presupuesto normal”, palabras de Alexander Micolta, presidente de la Cámara de Comercio de Buenaventura para El País.

Ante el panorama anterior, se podría vaticinar una pugna en toda la ciudad de Cali en el ámbito político, también en las JAL y las comunidades que van a componer cada localidad.

Después de todo, van a existir presupuestos de por medio, y por lo tanto la comunidad tendrá que empezar a ejercer una labor de “contraloría” hasta donde la Web del DNP se lo permita con la información publicada en la misma.

Los beneficios que exhibe el comunicado radican en los presupuestos que puede captar Santiago de Cali por medio de las regalías, aunado a que “el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma) recibirá recursos de manera directa y no a través de la CVC”.

Finalmente, la Alcaldía caleña habla de un posible encadenamiento por medio de varias secretarías para “el fomento de las artes, el emprendimiento, los servicios y el turismo, entre otros”.

Cierto refrán reza, “amanecerá y veremos”.


Hemos considerado pertinente presentarles el comunicado completo de la Alcaldía de Santiago de Cali:

Alcalde Armitage acude a sanción presidencial que categoriza a Cali como Distrito Especial.

A partir de este jueves Santiago de Cali pasará de ser un Municipio a denominarse un Distrito Especial, Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios, después de que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, sancione la Ley 1617 de 2013.

Con la firma del Presidente, Cali entra a hacer parte del grupo de ciudades colombianas categorizadas como Distrito, integrado por Bogotá, Barranquilla, Cartagena, Riohacha, Buenaventura y Santa Marta.

Al ser Distrito Especial, Cali deberá reorganizarse territorialmente en localidades, de acuerdo con las características sociales de sus habitantes, con homogeneidad relativa desde el punto de vista geográfico, social, cultural y económico.

El Departamento Administrativo de Planeación Municipal cuenta con doce meses para hacer los estudios pertinentes y presentar al Concejo una propuesta de Acuerdo, en el que posteriormente se definirán
cuántas localidades deben ser en el caso de Cali.

La ciudad contará entonces con alcaldes locales, que deberán ser elegidos por el alcalde distrital, entre ternas presentadas por las Juntas Administradoras Locales (JAL) de cada localidad, después de
asambleas públicas en los territorios.

Dichas localidades recibirán presupuesto y tendrán cierta autonomía para ejecutar obras de interés prioritario para los ciudadanos, siempre en coordinación con la alcaldía distrital.

Entre los beneficios que tendrá Cali al ser Distrito Especial está la posibilidad de que podrá captar recursos de regalías de manera directa, además de que el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma) recibirá recursos de manera directa y no a través de la CVC.

Asimismo, las secretarías de Turismo, Cultura y Desarrollo Económico podrían colocar grandes eventos con impacto en el presupuesto nacional, lo que abre una nueva puerta para el fomento de las artes, el
emprendimiento, los servicios y el turismo, entre otros.

Otros beneficios son que la Secretaría de Deportes podría pasar a ser un instituto distrital con relación directa con Coldeportes y demás entes nacionales, y los predios de la Nación que están en Cali pasarían a ser del Distrito Especial.

El alcalde de Cali, Maurice Armitage, acompañará el acto en el que se hará la sanción presidencial, este jueves 2 de agosto, desde las 3:30 p.m. en la Casa de Nariño, en la capital del país.

Heinar Ortiz Cortés

Fuente: Alcaldía de Santiago de Cali.